Tercer escrito sublime

Si quieres conocer los secretos del universo hay que pensar en términos de energía, frecuencia y vibración. Nikola Tesla

Y siempre es bueno recordar que todos somos uno y todo tiene que ver con lo mismo; que lo que me duele, le duele al otro… y así vamos tomando conciencia, prestando atención y experimentando esa conexión divina y sublime con el todo.

Y entra aquí mi experiencia como sanadora y practicante de la Reconexión. Cuando La Reconexión llegó a mi vida, reconecté con el universo, experimenté una sanación profunda y un despertar de conciencia que cada vez ha ido en aumento.

Todos tenemos un pizarrón mágico en nuestra mente, ahí ponemos lo que deseamos y muchas veces no entendemos que todo es sincronicidad.

Cuando experimento la energía que transforma y fluye para re-conectar y sanar a alguien más he experimentado distintas manifestaciones en diferentes personas. He visto cómo su cuerpo físico, su cuerpo espiritual y su cuerpo emocional se expresan, a través de un movimiento, algún hecho que los tiene desconectados de su propio ser. Basta con permitir que la energía fluya para que se reconecte a través de nuestros tres cuerpos: físico, mental y espiritual.

Con el tiempo vamos re-conectándonos con nuestra misión de vida y con lo que venimos hacer en este planeta. Aparecen los maestros, las experiencias, las lecciones y todo lo que tenemos que aprender y sanar para seguir avanzando en este mundo de evolución. Entonces que me doy cuenta que todo lo que viene a mí es por algo, tiene sentido y, de alguna manera, ahora ya sé que yo lo atraje y lo manifesté. Por eso hay que estar muy atentos a lo que pensamos, lo que sentimos y lo que deseamos. Es tan sublime que cada palabra, cada pensamiento y cada sentimiento tiene un nivel de vibración, una frecuencia que produce efectos a mi alrededor.

Hay que poner atención y estar muy pendientes de lo que escuchamos, lo que pensamos y lo que decimos, porque eso mismo es lo que atraemos y es de esta manera como nos relacionamos con nuestro entorno.

Muchas veces nuestra falta de conciencia nos lleva a pensar que todo lo que nos pasa es porque es un castigo, pero no entendemos que somos nosotros mismos quienes lo estamos atrayendo, así es que cuida tu mente tus pensamientos y tus sentimientos, ya que lo que estás pensando se va a manifestar en tu futuro.

Hoy en experiencia sublime quiero invitarte a que te reconectes y puedas experimentar todo lo que está ahí a tu alcance y para ti.

Te podría platicar infinidad de testimonios de gente que ha cruzado por mi vida, momentos en que me ha tocado ser sólo un eslabón de esa sanación y de ese toque de energía. He visto como han sanado, como han evolucionado y como han llegado a ser esas personas, ahora satisfechas… completas.

Cuando pensamos en algo, ese algo se repite una y otra vez porque nosotros estamos manifestando afuera lo que hay en nuestro interior. Si tú quieres tener resultados diferentes, empieza a revisar lo que estás pensando ya que todo es energía.

Con frecuencia nos cuesta encontrar el sentido de nuestra vida pero realmente el sentido de nuestra vida es sanar, evolucionar, aprender y compartir para que las siguientes generaciones puedan a su vez entender, aprender y evolucionar. Todos somos eslabones importantes en la cadena de sanación, evolución y conciencia. Todo es perfecto y todo tiene que ver con todo, así es que nada es casualidad, como tampoco es casualidad que hoy estés leyendo esto que te comparto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *