Soltar y Confiar

Muchas veces a lo largo de nuestra vida, nos topamos con situaciones que nos ponen de cabeza, cambiando en un instante el estado de tranquilidad y equilibrio que en ese momento poseemos…

Un momento, un incidente, una mirada, una palabra, un sentir, «ALGO» que no sale según nuestros planes y todo nuestro mundo puede desmoronarse…

Frente a esto, muchos son los pensamientos y emociones que se hacen presentes: Pensamientos en pro de solucionar lo existente aclarando un poco el panorama o Pensamientos que lo oscurecen.

Y justo en momentos así, podemos escuchar o recordar la palabra «Soltar»:

«Soltar todo aquello que no podemos solucionar y fluir con ello».

Soltar, es dejar ir o dar libertad…

A nuestros pensamientos…

Y a todo aquello que no podamos solucionar…

 

El acto de Soltar puede ser simple o complejo, porque lleva en sí mismo:

La decisión de hacerlo y confiar en el proceso.

Confiar en la Vida…

Confiar en Dios…

Confiar en la Divinidad…

Confiar en aquello que es más grande que nosotros,

 y que guía nuestros pasos…

Confiar en nosotros mismos…

Como los constructores de nuestras vidas…

Confiar en que todo va a estar bien…

y principalmente…

Confiar y Creer que estaremos «Bien»…

En nuestro caminar por este mundo, nos llenamos constantemente de múltiples experiencias. Unas nos agradan más que otras y aún así, hasta las más duras y desagradables, están fortaleciendo nuestro carácter, nuestro espíritu y nuestra capacidad para seguir andando un poco más.

Todo esto, forma parte de la dualidad que nos rodea:

 Luz-Oscuridad…

Día-Noche…

Alegría-Tristeza…

Bueno-Malo…

Libertad-Esclavitud…

Alto-Bajo…

Blanco o Negro… 

            Así, existen miles de ejemplos de toda la diversidad que nos rodea en dualidad, siendo lo más resaltante el hecho que: «Un aspecto no existe sin el otro».

«No podemos apreciar el esplendor de un amanecer, sin haber traspasado la oscuridad de la noche, y viceversa…

No podemos apreciar la tranquilidad de una cálida noche, sin haber transitado la luminosidad del día». 

            Aprender a no aferrarnos a situaciones que no podemos solventar, creer en nosotros mismos y confiar en el proceso de que todo se ordenara como debe ser, se convierte la mayoría de las veces, en un desafío. Nuestra mente, en su búsqueda incansable por comprender “el por qué”  suceden las cosas de una forma distinta a como anhelamos, muchas veces nos mantiene atrapados en un espiral de pensamientos que van y vienen, agotando nuestra energía sin llegar a la respuesta esperada.

            Sin embargo, la gran pregunta es: ¿Vale realmente el esfuerzo aferrarse tanto a algo o a una situación que en vez de darnos paz nos agota y drena nuestra energía?

            Todo es una decisión… y realmente sólo controlamos el instante que vivimos. Cada día, podemos ir aprendiendo a soltar poco a poco todo aquello que simplemente no fluye…

            SI, es posible aprender a soltar y confiar aligerando nuestros pasos en este mundo, donde cada vez “lo inesperado” se convierte en lo esperado.

            Como dicen “No te aferres hoy a una situación negativa que pueda estarte robando vitalidad, energía, creatividad y el entusiasmo de vivir”…

 

Y así como los niños aprenden a caminar… 

Nosotros paso a paso podemos aprender a soltar y confiar… 

La Telaraña Azul

3 comentarios en “Soltar y Confiar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *