Propósitos de año nuevo para una vida saludable.

Con la llegada del mes de enero llegan los nuevos propósitos. Largas listas de promesas que por lo general están relacionados con la vida saludable; hacer más ejercicio, comer mejor…

Y como lo nuestro es hablar de hábitos alimenticios, aquí van varios propósitos de alimentación saludable para aplicar toda la familia. ¿Te apuntas?

Cuántas veces, al comenzar el año, te has propuesto cuidarte un poco más que el anterior? Posiblemente este sea uno de los propósitos de año nuevo más recurrentes y, si sabes cómo hacerlo, cumplirlo es mucho más sencillo de lo que te puedes imaginar. Además, teniendo en cuenta que seguir una alimentación sana y practicar ejercicio de forma regular son criterios fundamentales para disfrutar de una buena salud, estos propósitos deben estar siempre en tu lista.

Comer más sano es un término demasiado amplio como para resumirlo en un par de ideas. No se puede pretender hacer todos los cambios de una vez porque lo más probable es que termines rindiéndote. Lo ideal es marcarse objetivos sencillos y concretos, uno o dos al mes, para ir creando un hábito. De esta manera, podrás ser consciente de si los estás cumpliendo y continuar avanzando, poco a poco, hacia otros cambios. ¡Aquí tienes unos cuantos consejos para empezar!

  1. Comer más fruta
    Comer 3 o más piezas de fruta al día es tu meta.
    · Empieza el día con una pieza de fruta. ¡Tómalo como hábito!
    · Presenta la fruta de una manera apetecible.. Si la preparas y la decoras con un poco de canela o hierbas aromáticas, te resultará más atractiva y te la comerás más a gusto.
    · Ten fruta fresca a la vista, en un frutero que adorne la cocina. Así estará más presente. También puede ayudarte llevar una pieza de fruta siempre a la mano: así podrás consumirla en cualquier momento de forma saludable, en lugar de recurrir a otras alternativas no saludables.
  2. Comer más verdura
    Para consumir 2 o más raciones de verdura al día, puedes empezar tomando verdura para comer o cenar. Así acabará formando parte de tu plato en las comidas principales. Si te cuesta comer verdura, ¡atento a estos consejos!
    · Incorpora las verduras en forma de guarnición o como parte de los platos principales. ¿Algunas ideas? Los espárragos verdes, los champiñones y el tomate picado le darán un toque espectacular a tus platillos o unas rodajas de berenjena como acompañamiento del pescado al horno te ayudarán a hacer más fácil su consumo.
    · No las comas solo hervidas. Al vapor, por ejemplo, tienen una textura crujiente y, sin duda, combinarlas con diferentes especias, te resultarán más ricas.
    · Ponte como meta probar una o dos verduras al mes que no hayas comido nunca. Te sorprenderá lo mucho que te pueden gustar algunas.
  3. Comer más legumbres
    Se recomienda consumir legumbres 3 o 4 veces por semana. Puedes probar a sustituir el arroz o la pasta una vez a la semana por garbanzos, lentejas. Es muy fácil de preparar; si compras legumbres ya cocidas, ¡lo es todavía más! Hay muchos beneficios poderosos en estas leguminosas, a mi me encanta combinar arroz con garbanzos o lentejas y lo hace una comida completa y deliciosa.
    Recetas como el hummus, las hamburguesas vegetales también son una forma genial de comer legumbres prácticamente casi sin darte cuenta. ¡Te sorprenderá lo deliciosas que son estas opciones!
  4. Comer más pescado
    Introduce poco a poco el pescado en tu dieta. Deberías consumir entre 4 y 5 raciones a la semana entre pescado blanco y azul.
    Algunos días, cambia la carne por el pescado. Lo puedes cocinar a la plancha, al horno o en ceviche… Condimentarlo con hierbas aromáticas, ¡te encantará! Prueba también a incorporarlo a tus recetas favoritas, como ensaladas, platos de pasta o legumbres, arroces o patatas.
  5. Innovar la cocina y recetas
    Una vez al mes, ponte como objetivo encontrar alguna receta nueva para cocinar. No hace falta que sea demasiado complicada, solo algo diferente a lo habitual. Así te familiarizarás con estas recetas y conseguirás hacer tus platos diarios mucho más variados, atractivos y sabrosos.
    Si cocinar no es algo que te guste especialmente, prueba a hacerlo al horno o al microondas. ¡Son formas muy sencillas y rápidas! Además, no ensuciarás demasiado y el resultado final será fabuloso.
    Buscar utensilios de cocina que te ayuden a cocinar de manera más fácil y en tu día a día hará que disfrutes de platos sanos y rápidos sin complicaciones.
  6. Ejercicio
    Es muy importante incorporar actividad física en nuestro día a día para cuidarnos y sentirnos bien. Si eres una persona poco activa y te propones retos inalcanzables, es muy probable que acabes tirando la toalla. En lugar de eso, ponte objetivos más sencillos, como incrementar la intensidad y el tiempo de tu actividad progresivamente.

¿Sabías que el sedentarismo es una de las causas de enfermedades crónicas, como la hipertensión, la diabetes o la obesidad, entre otras muchas?

Una actividad sencilla que no necesita de una gran preparación es caminar. ¡Tan simple y tan efectivo!

Márcate un objetivo que se adapte a tu actividad, sobre todo si no practicas ejercicio habitualmente. Si llevas un estilo de vida más bien sedentario, proponte caminatas sencillas y velas incrementando. Además de ejercitarte, ¡tendrás la satisfacción de haberlo conseguido!

Llevar una dieta sana y equilibrada, debería ser un propósito de los que duran todo el año, tanto en mayores como en pequeños, comer de todo y sobre todo evita el exceso en ciertos alimentos nos ayudará a mejorar nuestra calidad de vida y sobre todo a evitar problemas a futuro.

Y tu, ¿eres de los que se suma a los propósitos para el año nuevo? No hacer falta mucho esfuerzo ni grandes cambios para conseguir llevar una vida un poco más saludable, y desde luego, cualquier cambio, por pequeño que sea, ¡marca la diferencia! FELIZ AÑO 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *