No todo es COVID y cuarentena

Muchos estamos también conscientes de que estamos viviendo un evento muy importante en este año 20 20 y tiene que ver con una ascensión espiritual de una tercera dimensión a una quinta dimensión. La energía que hemos estado procesandoen los últimos tiempos es la de un despertar de conciencia. Ciertamente se ha venido hablando de esto en los últimos años.
Muchos recordarán haber escuchado que estamos al final de la era de piscis y empezando acuario. Desde los años 60s se hablaba de un despertar de la conciencia y del amanecer de la era de acuario. Algunos recordamos haber escuchado “This is the dawning of the age of Acuario…” en la película Hair.

¿Qué y cómo será esto?
Muchos de nosotros hemos notado que lo que nos rodea en los últimos años ha sido un ambiente de baja vibración. Estamos rodeados de personas tristes, temerosas, enojadas, con dolor; personas que no han estado conscientes de que se ha dado un proceso evolutivo. Muchos no nos hemos de que lo que vivimos nosotros lo elegimos, nosotros decidimos cómo vivirlo. Si lo vives consciente o si lo vives ausente, sin darte cuenta de lo que realmente te está sucediendo, despertando en ti tanto en emoción como en sentimiento y como en creación de lo que nos vamos creando con el universo y nuestras frecuencias evolutivas de todo lo que nos acontece y de todo lo que nos rodea muchas veces.

Con frecuencia no nos damos cuenta de qué estamos enojados porque estamos viviendo en la reacción.

No somos lo que nos ha pasado, no somos un divorcio, no somos una pérdida, no somos un enojo… eso es consecuencia de lo que realmente está dentro de nosotros y es una experiencia que nos toca vivir para comprender de qué manera generamos y co-creamos las circunstancias que “se nos presentan”. Ya es tiempo de empezar a despertar y darnos cuenta que nosotros mismos elegimos como vivir y esto se proyecta en todo lo que “nos pasa”.

En la tercera dimensión nos toca experimentar y despertar a través del dolor, a través de una pérdida, a través de un divorcio, a través de lo que nos va pasando… Genera dolor emocional e incluso dolor del alma, que puede llegar a ser tan insoportable que nos obliga a prestar atención y buscar herramientas que nos ayuden a trascender, que nos ofrezcan alivio a ese malestar, tanto físico como emocional. Muchas veces nos vamos perdiendo de vista a nosotros mismos, no escuchamos nuestro malestar, no nos escuchamos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo que nos está avisando y pidiendo que pongamos atención. Ese dolor se convierte en enfermedad y es ahí en donde se presentan las enfermedades degenerativas , que incluso pueden llevarnos a la muerte, y esto sucede porque no te das cuenta de que ese dolor se generó en algún momento, a partir de algún hecho o algún impacto que se quedó en tu inconciente.

Lo que está aconteciendo ahora es un despertar de conciencia masivo, ya que este encierro al que hemos sido sometidos por casi un año, en el que hemos tenido que estar adentro de nuestras casas, también nos ha llevado a explorar dentro de nosotros mismos y darnos cuenta de qué es lo que estamos co-creando en nuestras vidas. Si lo que descubrimos es miedo, ansiedad o sustracción, nos invita a sacudirnos para poder prepararnos y entrar en esta ascensión planetaria que estamos presenciando y viviendo.

Es tiempo de darnos cuenta de que lo que está en nuestro corazón y llamamos intuición, ser superior o sabiduría interior es algo a lo que debemos prestar más atención para poder contactar con esa energía del alma, energía del espíritu, que ya está en nosotros, que siempre ha estado ahí esperando que estemos listos para escuchar y creer en nosotros mismos. El contactar con nuestro ser superior, nuestro espacio divino, nos lleva a darnos cuenta de que todo es perfecto, que todo tiene que ver con todo. Todo lo que existe es parte de la unidad, de Dios, la separación es una mera ilusión.

La energía que hoy nos envuelve es una energía de agradecimiento, de salud, de bienestar, de prosperidad y de amor. Por generaciones se ha venido limpiando la energía y, a pesar de lo que está pasando, nosotros debemos agradecer y saber que todo tiene una razón de ser y no tenemos que vivir en ese miedo colectivo. Por medio de este despertar de conciencia masivo podemos, por medio de la meditación y de diversas técnicas, ser parte de esa masa crítica consciente que ayudará a generar un cambio planetario, un salto cuántico de conciencia para que las generaciones que vienen sean generaciones benditas, prósperas y abundantes.

Somos una generación bendita, pasaron muchísimos años para que se diera lo que acaba de ocurrir este 21 de diciembre de 2020. Entrar en la quinta dimensión, que es la dimensión del alma, del desear, de creer, de co-crear con el universo. A nosotros nos toca impulsar este cambio planetario, este cambio de conciencia y de frecuencia, para ser capaces de vivir en un mundo de amor, prosperidad y bienestar.

Todo está ya ahí dentro, siente en esa energía que envuelve el planeta en estas fechas de cierre de año. Cierra tus ciclos, trasciende tus heridas pasadas y observa cómo se hacen pequeños y se van. Abraza esta nueva energía que es una energía de cambio y de amor. No es casualidad que tantas personas hoy podamos hacer estos escritos para que alguien pueda leer, entender y sentir la energía evolutiva que está en estas palabras, envuelve tu corazón y te arranca el velo para que puedas darte cuenta de que todo lo que tú quieres crear ya está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *