No te permitas el “mal” ni para ti ni para los demás.

Los pensamientos tóxicos enferman tu cuerpo y son adictivos, debido a que el cerebro secreta determinadas sustancias según las emociones que se estimulan desde tus pensamientos. 
Observa lo que piensas. Conoce tu mente, su programa, sus convicciones, sus juicios, sus conceptos y preconceptos… y comprende desde esa observación, que nada de lo que hemos llamado “pecado” y “tentación” está fuera de ti. Que todo eso está programado en tu mente según todo lo que te fue enseñado desde tu nacimiento. Y juzgarás cómo “bueno” o “malo” según ese programa mental. 
Crees realmente que naciste con un programa mental? Puedes darte cuenta que tus pensamientos son como monólogos interminables, muy parecidos a personajes de telenovelas, películas o series? 
No te has dado cuenta de que nos implantaron un “programa mental lleno de energías negativas, que las laman “mal”? 
Las religiones hablan más de satanas que del mismo Dios. Del temor más que del Amor (sin mencionar que son inclusive energías opuestas), de la importancia del dinero más que del poner en acción la bondad. En vez de pasar horas en “misas o cultos”, por qué no ir en grupos a poner en acción el bien? 
Los medios de comunicación sólo sirven o para distraer la mente de la realidad, e infligir más miedo. Las “malas noticias” son las más importantes y a muchas psiques les complace. 
El sistema escolar también hace parte de la programación mental. Limitante. En vez de estimular las neuronas las duerme, las hace más lentas y con el temor y el estrés que generan en los niños y adolescentes, hace que se bloquee el hipocampo, primordial para la memoria. 
La mente es capaz de enfermarte, no sólo llevándote a conductas nocivas, vicios, juicios, criticas, hipocresía, envidia, engaño, manipulación, infelicidad, inseguridad…, sino que como todo esto al generarse, es lo que emanan hacia el universo. Y por ley universal de correspondencia, regresa a ti multiplicado. 
No eres víctima de un destino despiadado e infortunado. No eres hijo de un dios lleno de amor acechado por demonios. Eres un Ser de Luz aprendiendo a ser Humano. Desprográmate. Y siente cómo, sin ese “programa mental”, eres sólo un canal de Amor puro, incondicionado, ilimitado porque esa es tu Fuente (Dios) y tú eres el canal por el que fluye esa Energía Superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *