LA PRÁCTICA INTEGRATIVA: El Respeto

Una cualidad que es fundamental y que separa la barbarie de la civilización es el respeto. En efecto, el respeto es básico en un relacionamiento sano, efectivo, equitativo y empático, y fortalece y cohesiona a las personas y sociedades que lo practican.

En las artes marciales está en la base de todas las disciplinas, y es un pilar fundamental, aunque también podemos verlo en otros deportes; como por ejemplo en la relación que sostienen los que posiblemente sean los dos mejores tenistas de todos los tiempos, Rafa Nadal y Roger Federer.

Se trata primero de respetarse a uno mismo, un respeto ganado a base de amor propio, de mejora continua (¿recuerdan el anterior artículo?), de confianza en sí mismo. Ese respeto también va desde el Maestro (Sensei) al alumno, al que trata con equidad, energía, aceptación en su integridad, lo anima a superarse más y más, y es siempre un apoyo y sostén. Y va desde el alumno (principiante al cabo) al Maestro, al que se reverencia como depositario de sabiduría, se honra como a alguien que ha alcanzado por méritos el título de Sensei. Significa no sólo que se acepta su jerarquía, sino que se admira y honra por todo lo que esa maestría significa, por todo el camino recorrido y experiencia y sabiduría adquiridas (cabe decir, por cierto, que en Japón se venera y respeta a los ancianos). Además, y no menos importante, se honra al contrincante y se le respeta porque en este camino y en esta práctica estamos en el mismo barco.

El respeto que todos reciben y dan y sienten produce una gran cohesión y facilita las relaciones en un clima de cordialidad, amor y confianza. Todos lo comprenden, todos lo practican, y todos se benefician. Practicar el respeto de una manera individual y generalizada conlleva un beneficio que todos sienten, y así se implanta en nuestra vida de una manera natural y hermosa. Japón es un país con una gran cultura de respeto, y es un buen ejemplo de su importancia y beneficios.

Recuerda: la práctica del respeto es un pilar fundamental del bienestar propio y de la sociedad.

¡Un abrazo y hasta la próxima!

1 comentario en “LA PRÁCTICA INTEGRATIVA: El Respeto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *