LA PRÁCTICA INTEGRATIVA: CICLOS

Estamos en enero, concretamente 5 de enero, víspera de Reyes en España. He querido dejar pasar a propósito unos días desde Año Nuevo para escribir. Y propósito suele ser una palabra muy repetida en estas fechas. Efectivamente, la gente suele proponerse olvidar o superar el año ya pasado, y que el nuevo sea mejor. ¿Y qué nos enseña el deporte y las artes marciales al respecto? Pues varias cosas, y muy interesantes, y hoy hablaremos de los ciclos.

No hay racha ganadora o perdedora que no tenga un final. Todo se mueve por ciclos, todo va y viene. Los deportistas y equipos más exitosos siempre compiten por hacer de los ciclos ganadores lo más largos posibles, y por eso los admiramos. Ahora bien, lo que los hace excepcionales y los lleva al éxito no es sino la gestión de sus malos resultados y rachas perdedoras. Saben que perder o tener un mal resultado es parte de la vida y del juego, y se preparan para aprender de lo sucedido y superarlo físicamente, anímicamente, mentalmente. Los resultados más tarde o más temprano llegan. Y cuando después del éxito tengan un nuevo perder o fracaso, lo asumirán como parte de los ciclos y se volverán a preparar. ¡Siempre adelante!

Ahora que comenzamos un año nuevo, o un ciclo nuevo, eso es lo que nos queda. Mirar adelante, tener presente lo malo que pudo ocurrir pero no quedarnos ahí, aprender si se puede, observar lo positivo y los cambios, y tener el propósito de que el nuevo año sea mejor. Porque proponernos seriamente algo, y comprometernos, es el primer paso. Y prepararse y estar listos para lo bueno. Si fue bueno, para que continúe el ciclo exitoso. Si fue malo, para que sea mucho mejor e iniciemos un ciclo exitoso.

Y ese es mi brindis: que sea el mejor y más exitoso año de vuestra vida!

1 comentario en “LA PRÁCTICA INTEGRATIVA: CICLOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *