La Práctica integrativa: la pertenencia

Hoy en día vivimos unos tiempos en los que parece que el individualismo más extremo lo haya poseído todo. Incluso desde el campo del crecimiento personal se nos anima a no depender de nadie, y eso muchas veces se confunde con un egoísmo mal entendido. Pareciera que solo importo yo y no necesito a  nadie ni de nadie.

Sin embargo, el ser humano es un ser social y en mayor o menor medida no solo dependemos de nosotros sino también de los demás. La pertenencia no es un valor en sí mismo, pero es muy importante en la vida diaria, en el deporte y en las artes marciales. Los seres humanos siempre han buscado pertenecer. ¿Porqué?

Cuando formamos parte de un grupo (se entiende de manera sana) y nos identificamos con sus valores o sus características, y nos sentimos parte, ocurre que sentimos nuestra importancia, y lo mejor de todo es que pertenecemos sin dejar de ser nosotros mismos. Por supuesto, eso no es la medida de nuestra valía, pero es importante.

Esa pertenencia, lejos de debilitar al individuo, lo retroalimenta y estimula. En las artes marciales, por ejemplo, hay todo tipo de personas, y todas y cada una de esas personas tienen su lugar, su importancia, su reconocimiento. Son respetadas valoradas y reconocidas. Así mismo, ante una fatalidad, enfermedad o problemas son sostenidas y apoyadas. 

A su vez, cada individualidad aporta su valía, su ser, su capacidad al grupo. De esa manera el grupo se enriquece y se potencia. 

Y la suma resultante es mayor que la suma resultante de cada individualidad por separado. 

Todo eso es el verdadero valor de la pertenencia y el porqué de su importancia.

Hoy que el mundo parece haberse vuelto loco, podemos buscar con consciencia dónde sentimos que pertenecemos para nuestro mejor bien y el de los demás.

Hasta la próxima, un abrazo.

1 comentario en “la pertenencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *