Dejar de comer emocional

Las emociones que sentimos como tristeza, ansiedad, felicidad, aburrimiento o el simple hecho de estar solo etc, pensamos que es ansiedad pero no es ansiedad y recurrimos a la comida como solución, buscamos cualquier excusa para recurrir a la comida y a veces nos excedemos. O a veces, restringirte de cierto alimento por un periodo largo llega un momento que no puedes más y lo comes sin control.

Recomendaciones para parar.

  1. Come sentado y disfruta. Cuando te sientes a comer, mastica y come más lento, observa tus alimentos. Disfruta tu experiencia sin prisa. Olvida esos pensamientos de culpa “ que no deberías comer esto o aquello” “esto no es muy saludable”. Hay algo que genera mucho estrés y es ponerle categorías a tus alientos mientras los consumes y eso crea mucha ansiedad. Goza lo que comes y no te culpes pensando si es “bueno” o “malo”.

  2. Comer por comer. Es importante escuchar a tu cuerpo y saber cuándo tienes hambre. Hay personas que no saben cuándo tienen hambre, comen por ansiedad, antojos o solo porque el alimento esta frente a nosotros y no sabemos si es por hambre o no. Te recomiendo que cada vez que sientas ganas de comer te cuestiones si es hambre es por aburrimiento.

  3. Una mejor elección . Así es busca una versión más saludable. Si restringes ciertos alimentos te harán querer comerlos en exceso. En lugar de dejar de comer lo que te gusta, te recomiendo busques algo más saludable. Ahora hay muchas opciones saludables que ofrecen lo mismo pero en versiones más saludables, con leches de coco o almendras, helados sin azúcar, galletas de quinoa etc. Así que si tienes algún antojo consigue lo mismo pero en una mejor versión y olvídate de la culpa.

  4. Nutre tus emociones. Caminar, un buen baño, una plática con algún amigo que te haga sentir bien, meditar, bailar aquello que hace vibrar tu corazón y eleve tu energía, regálate ese momento diariamente. Porque a veces buscamos en la comida un poco de amor, y en lugar de reconfortarte en un chocolate busca nutrir tú alma todos los días.

Trata a tu cuerpo con amor y cuidado, date prioridad y busca el equilibrio en tu alimentación saludable y consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *