CRISIS DE LOS 50

La crisis de los 50, llamada así, porque generalmente se da alrededor de los 50 años, generando grandes cambios tanto físicos, emocionales, espirituales y sociales.

En lo físico la piel cambia, al igual que sus órganos, creándoles algunas serias enfermedades como son: La diabetes, hipertensión entre otros. También hay cambios en su manera de pensar, de expresar sus emociones y comunicarse con los demás.

Algunas personas durante la crisis, les generan depresión, ansiedad, miedos, aislamiento social y cambio de humor, creándoles mal carácter y dificultades de convivencias, otros experimentan cambios positivos, de querer viajar, se enamoran, aprender a tocar instrumentos musicales, es otras palabras, viven esa etapa a plenitud, con optimismo y logran muchas metas tanto sociales como personales.

Este tipo de crisis se puede acentuar en la vida de pareja, ya que pueden generarse conflictos en las relaciones íntimas, en el caso del hombre por la baja de testosterona, y en la mujer por la menopausia, afectada por cambios hormonales, provocando separación, discusiones, celos y en el peor de los casos divorcios.

Para muchos, esta etapa se agudiza, porque se casaron a temprana edad, y se sacrificaron de “vivir la vida”, de comprar cosas que le gustaban, dedicándose a la crianza de los hijos y trabajar duro por un bienestar mejor. Adicionalmente viene la etapa del nido vacío donde sus hijos se han ido de la casa, generándoles nostalgia, melancolía y anhelan que los hijos lleguen con sus nietos para poder disfrutar sus compañías. Muchas parejas ya no disfrutan pasar mucho tiempo con su cónyuge, generando distanciamiento emocional y soledad.

Para lograr un buen equilibrio en esta etapa, se requieren que ambos trabajen en tener una buena autoestima, cuidar su salud, hacer ejercicios, cambios de hábitos alimenticios, terapias de parejas, seguir estudiando, hacerse chequeo médico periódicamente, tener mayor conciencia espiritual a través de la meditación, oración y ayuda al prójimo. Estos detalles permiten que la persona, aumente su sentido de vida, su afectividad con su pareja, y vean esta etapa de los 50, no como crisis, sino como su segunda adolescencia.

Se recomienda prepararse a la etapa de los 50, lo que se vivirá, como vivirla, que debemos cuidar, que debemos aprender, en algunos casos, que negocio emprender o donde viviremos. Si nos hacemos esas preguntas, no nos tomara de sorpresa esta etapa, creando aceptación de lo que viene, disfrutando al máximo cada experiencia que se compartirá en familia como con sus amistades.

Visitantes: 3685

1 comentario en “LA CRISIS DE LOS 50​”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *