La Adolescencia y las Vacacione

La adolescencia es la etapa más vivida, menos comprendida, más confusa y más divertida, es ahí como encaja las vacaciones en las agendas e intereses de los ellos.

Cual difícil es para los padres entenderlos, aunque tienen pequeños destellos que vivieron esa etapa, el porqué ellos les gusta actividades motivadas por el deportes, los riesgos, la diversión, el descubrimiento, y que por lo general, muchos de los padres se quedan absortos en no saber cómo actuar, frente al ímpetu y avalancha de tantas emociones, motricidad perfecta y hormonas convulsivas.

Los consultorios psicológicos están llenos de padres angustiados buscando palabras sabias, de algún iluminado que de algo de luz, sobre como ellos deben actuar ante las propuestas firmes, decididas y de poca negociación, donde ante la frustración de no convencerlos lo que ellos deben hacer, dan un rotundo no, creando murallas más grandes que la china y ahí es donde marchita la posibilidad de padre e hijos eran amigos y podrían en el futuro trabajar en equipo.

Muchos adolescentes, manifiestan su enojo y frustración diciendo que no entienden porque sus padres no le permiten esto o aquello en sus vacaciones, ya que ellos cumplieron con las notas, aprobando el año, dando a los padres lo que ellos querían.

Los padres deben hacer un autoanálisis sobre que desean para sus hijos, sin olvidar que la etapa de vacaciones implicar oxigenar, reforzar la creatividad, las habilidades artísticas

Los adolescentes necesitan tiempo de recreación, diversión después de un año lectivo de trabajos, estudios, actividades escolares y la mayor parte de índole rígido y secuencial.

Lo bueno de las vacaciones o como algunos le llaman “tiempo libre” generan satisfacción en el sujeto, y más si está relacionada esté con intereses propios; alineándose con las competencias y capacidad de aprendizaje»

La familia, la sociedad deben poner más énfasis en las habilidades que fomenten desarrollo de las capacidades, kinestesicas, lúdicas, manuales o artísticas, ya que así los adolescentes equilibran, no solo el desarrollo intelectual a través de los estudios, sino que con los deportes y actividades recreacionales complementan la inteligencia social, comunicativa y de largo alcance.

Es necesario que los padres revisen los paradigmas mentales que han tenido en donde se pensaba que al adolescente hay que bombardearlo de más estudio sin descansar durante las vacaciones para que rinda más en el nuevo periodo, siempre se pensó innecesario cualquier tipo de recreación por parte de los adolescentes por considerarlo, de baja producción o sinónimo a vagancia. Sin embargo no solo el sentido común aconseja sino las mismas ciencias de la conducta humana, permitir al adolescente cambiar de ambiente, disfrutar, vivir, recrearse y más si es en periodo vacacionales para recargar energía, donde a la vez sienta satisfacciones por nuevas actividades, ya que no solo creara mejor relación con el entorno social y cultural, sino mejor comunicación familiar e interacción con el medio ambiente.

Es tiempo por parte de la familia hacer cambios internos y programar unas vacaciones positivas e inolvidables para con sus hijos de una manera incondicional, donde ellos sentirán respaldo, que sus padres no solo exigen buenas notas, sino que se sientes amados aun en sus recreaciones.

1 comentario en “La Adolescencia y las Vacaciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *