“Me hago pipí”

Soy un niño que cuando me levanto me percato que estoy mojado; mi mamá me avergüenza diciéndome “Eres cochino, te hiciste pipí, ya eres grande”, mi papá me dice: “Eres un bebé, le voy a decir a tus compañeros”, otros días me dan con el que ellos llaman “El Psicólogo”, que por cierto es muy doloroso, ésta situación empeora porque se vuelve más recurrente.

Les quiero compartir un poco de mi historia; Casi todos los días mi mamá me viste, me ayuda a comer y a usar mis cubiertos porque luego me ensucio o porque no sé hacerlo bien, me resuelve mis tareas y busca las soluciones a casi todos mis problemas, me compra mucha ropa, juguetes y no permite que me aburra, por eso para que no me impaciente me da el celular, computadora, televisor y video juegos y así no la molesto; sin embargo cuando no le hago caso se enoja mucho, y al tercer llamado grita, pero igual termina haciéndome todo. Mi padre llega cansado y usa la computadora para ganar más dinero y darme lo que necesito o descansa viendo la televisión, a él no le gusta la bulla por eso se encierra en su cuarto y se dirige a mí para retarme porque dejo algo botado o porque peleo con mi hermana, es su forma de querernos, me dice que no debo llorar porque los niños no lloran, pienso que no debo enojarme, ponerme triste ni decir lo que siento porque eso me han enseñado mis padres, ¿Cómo quisiera compartir más tiempo con él?.

En la Escuela me dicen que escribo lento y me desconcentro, y que debo de bajarme de esa nube, le mandan notas en la agenda a mis padres y me envían lo que no terminé en clases, estoy en una Escuela nueva y me ha costado hacer amigos, y en casa paso muchas horas haciendo tareas y mis padres discuten mucho por dinero o porque no mejoro en mis notas.

Tengo muchos juguetes pero están de adorno y el parque lo veo cada vez que paso por el autobús, pensando “Ojala hoy pueda terminar rápido las tareas e ir a jugar un ratito”, sin embargo sólo es un anhelo que no se cumple. Llega la noche y busco la cama de mis padres para dormir con ellos, me gusta sentir; que están conmigo y ahí ya no, me retan, me acuesto con la esperanza de recibir un fuerte abrazo y un beso, pero al poco tiempo me mandan a la cama.

Cuando estoy en mi habitación me inunda el miedo, pues recuerdo las películas de terror que vi sin que mis padres se dieran cuenta, también pienso si algún niño jugará conmigo, si podré terminar a tiempo las actividades que pone la maestra, para que no me manden notas en la agenda, si podré jugar en el parque o con mis juguetes. Estos pensamientos me perturban y me llenan de desesperación, algo que los adultos llaman Ansiedad, y me pregunto ¿Será una de las razones por las que me hago pipi? ¿Pienso si esas cosas cambiaran no mojaría la cama?, yo soy un niño que respondo a lo que mi entorno me da, no puedo entenderlo, pero sí pedir: respeto mutuo, límites, responsabilidades con autonomía, firmeza y amabilidad, jugar y tiempo con mis padres, yo creo que de esa forma podré atravesar los obstáculos de la vida y ser el gran hombre que ellos quieren.

Cualquiera de éstas razones pueden desencadenar en el niño esa reacción llamada Enuresis, dadas por: inmadurez, problemas escolares, en sus relaciones sociales, dependencia, relaciones familiares, abuso sexual, problemas alimenticios algo que debe perturbar al niño y no permite solucionarlo, es importante estemos alertas de ésta situación y llevarlo donde un Psicólogo para que lo evalúe y pueda apoyar al niño y la familia.

1 comentario en ““Me hago pipí””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *